El objetivo de inflación

¿BCE sigue teniendo sentido?

Inflación: ¿el objetivo del BCE sigue teniendo sentido? ¡¿Hay algo más en que pensar?!
El objetivo de inflación del BCE ha sido un éxito extraordinario durante más de una década. Pero las cosas cambiaron dramáticamente cuando una serie de crisis golpeó a Europa!

¡La última vez que la inflación en la zona euro superó el 2% fue antes de la crisis de 2008!

Perdiendo control y credibilidad

Inflación: ¡el BCE ha perdido el control y la credibilidad!
El persistente fracaso del BCE para alcanzar el objetivo de inflación de alrededor del 2% no tiene nada que ver con el nivel del objetivo o la asimetría inherente.

El objetivo de la inflación se basa en el supuesto de que los objetivos de política del banco central tienen credibilidad ante el público. En el pasado, los sindicatos y los empleadores usaban el objetivo del BCE como referencia para negociar los salarios. Hoy en día esto ya no es así. Ahora sabemos que el BCE ha perdido el control de la inflación. No es tu culpa, pero esta es la realidad.

Adoptar otro tipo de objetivo no cambiará nada. Actualmente hay un debate sobre un nuevo concepto de inflación. El banco central debería aspirar a alcanzar un nivel de inflación promedio de alrededor del 2%.

De esta manera, el banco central busca en el presente «ponerse al día» con la inflación no generada en el pasado persiguiendo un nivel de inflación superior al 2% para compensar los bajos niveles de inflación anteriores.

La Reserva Federal de los Estados Unidos acaba de adoptar un objetivo de inflación flexible. Esto le permite superar el objetivo del 2% para compensar los resultados pasados por debajo del nivel fijado.

La inflación de EE.UU. podría superar el 2% con la recuperación de la economía. Pero por el momento, no hay ninguna posibilidad de que eso ocurra en Europa.

En agosto, la inflación anual básica de la zona del euro alcanzó un mínimo histórico del 0,4%. Además, la recuperación económica se debilitó después de un aumento inicial post-cierre.

¿Por qué el BCE no logra alcanzar los niveles de inflación deseados?
La pregunta que deberían hacerse los políticos y banqueros europeos es: ¿cómo se las arregló la zona euro para caer en una trampa deflacionaria?

La respuesta podría vincularse a dos factores en particular:

  • una falta de inversión pública
  • una incapacidad crónica para proporcionar un estímulo fiscal discrecional real durante una crisis.

Un buen ejemplo de un estímulo potencialmente fallido es el plan francés de medidas de 100.000 millones de euros. El plan incluye varios tipos de recortes del impuesto de sociedades. Sin embargo, la mayoría de ellas no entrarán en vigor hasta 2021.

La Comisión Europea y los Estados miembros son muy buenos en «fumar humo y espejos» anunciando medidas masivas para apoyar a las empresas y las familias!

Por ejemplo, se ha aplaudido a Alemania por un paquete de 25.000 millones de euros de apoyo crediticio a las pequeñas y medianas empresas. La realidad muestra que sólo se han desembolsado 700 millones de euros de este paquete.

Además, será interesante ver cuánto de los 312.000 millones de euros de estímulo fiscal de la UE, recientemente acordados, se destinará realmente a la economía real.

Cuando las economías están atascadas en lo que se conoce como estancamiento secular, tienen mayores problemas que un «simple» objetivo de inflación.

En resumen, los defensores de la teoría monetaria moderna pueden tener razón. Es hora de cuestionar las ortodoxias de la doctrina actual y sus características, tales como el objetivo de la inflación y la noción estrechamente relacionada de la independencia del banco central.

Ambas se basan fundamentalmente en la validez de una teoría económica que ha fracasado persistentemente en explicar las características esenciales de la vida económica en el siglo XXI.

¿Hay algo más que pensar antes de la inflación?
Otro rompecabezas para los responsables de las políticas europeas es la apreciación de la moneda. La tasa de cambio euro/dólar tocó 1,20 dólares a principios de este mes. ¡El tipo de cambio nominal efectivo del euro alcanzó un máximo de cinco años el mes pasado!

¡Esto es algo en lo que los políticos europeos y los banqueros centrales deben centrarse! Sería un grave error que desperdiciaran los próximos 12 meses con una discusión sobre el objetivo de inflación a seguir. De hecho, hay cuestiones más urgentes que deben abordarse, como la solvencia de las empresas, la productividad y la apreciación del tipo de cambio.

¡El BCE debe ser honesto consigo mismo y con los líderes de la UE sobre lo que puede y no puede hacer! Sería un error decir que la política monetaria es ineficaz. Pero también sería un error decir lo contrario, es decir, que un banco central puede hacer y conseguir todo lo que necesita!

 

Leave a Comment